RETRASO EN EL CRECIMIENTO FETAL

Las causas en las que el bebé tiene una deficiencia en la asimilación de los nutrientes, son realmente raras, pero tienen una fuerte relación con la mortalidad y morbilidad del lactante, por lo tanto es necesario siempre determinar la causa.

El retraso del crecimiento fetal, es un situación a la que los perinatologos, han puesto reciente atención debido a las consecuencias que deja en los menores, entre las cuales se destaca, mayor vulnerabilidad a enfermedades asì como mayor morbilidad y mortalidad fetal. Esta problemática representa un cuadro de difícil atención, ya que para diagnosticarla, se necesita el peso y talla del bebé, quien se encuentra gestando en el vientre de mamá.

Cómo crece el bebé

El bebé recibe sus nutrientes de la placenta materna, la cual crece impar con el bebé desde el momento de la procreación. La placenta transmite nutrientes que ayudan a la formación y crecimiento del pequeño. En la semana 37 el vientre de mamá se encuentra al máximo, es ahora cuando el pequeño ha dejado el crecimiento acelerado, y se ocupa por concentrar la mayor cantidad de grasa en él, grasa que es recibida a través de la placenta, y que también le ayuda a conservar su calor, de hecho es tanta la concentración calórica de esta grasa, que mamá y feto intercambian estas sustancias, produciendo en mamá un calentamiento más alto de lo normal, que en algunos casos llega a ser resentido por la madre al momento del nacimiento, experimentando escalofríos por la ausencia de este calor. La semana 37 es entonces cuando mamá, tiene mayor producción y cantidad de líquido amniótico, se llega al máximo en el crecimiento de la placenta y en el intercambio nutricional bebé-mamá.

También en la semana 37 se comienza a incrementar el intercambio de aminoácidos al bebé, mamá manda en forma activa al feto todos los aminoácidos posibles, lo cual da como resultado, que el bebé tenga una mayor concentración de aminoácidos en la sangre, que la misma madre.

Por último, también en las últimas semanas del embarazo, se da un transplante de glucosa al bebé, esto con la finalidad de que sea convertido en energías, esta energía es utilizada por el bebé, para convertir los aminoácidos recibidos, en proteínas, mismas que permiten un crecimiento fetal.

Un exceso o una deficiencia de sustratos y factores de crecimiento, pueden provocar un crecimiento excesivo (que es conocido como macrosomatia) o un retraso del crecimiento (RCIU).

Causas

Es muy importante determinar las posibles causas que son involucradas en el retraso del crecimiento fetal, ya que dependiendo de estas, es cómo el médico puede determinar, qué tan dañino puede ser para el niño, dicha situación. Hay tres principales razones, por las que se presenta el RCIU, las cuales son:

  • Disponibilidad de las sustancias y nutrientes de la madre.
  • Anomalías en la transferencia de los nutrientes, madre e hijo (placenta)
  • Utilización fetal de los nutrientes.

Puede haber retraso del crecimiento fetal, también cuando en mamá existe algún factor que no permita la adecuada absorbición de los nutrientes, es decir aunque mamá tenga una buena alimentación, algún factor externo como el uso de drogas, alcohol, enfermedades pulmonares crónicas como el asma y cardiopatía cianótica (es decir oxígeno sanguíneo bajo) que pueden hacer que la madre no tenga un adecuado sustrato en su sangre.

En aquellos casos en los que la deficiencia de nutrientes proviene de la placenta, se relacionan comúnmente en mujeres con flujo sanguíneo uterino deficiente, o que tienen una placenta muy pequeña. Enfermedades vasculares maternas, como hipertensión, pueden ayudar al crecimiento deficiente de la placenta. El adecuado traslado de nutrientes, madre-feto, puede disminuir debido a una afección o espasmo vascular.

Las causas en las que el bebé tiene una deficiencia en la asimilación de los nutrientes, son realmente raras, pero tienen una fuerte relación con la mortalidad y morbilidad del lactante, por lo tanto es necesario siempre determinar la causa.

Diagnóstico

Un recién nacido diagnosticado con retraso de crecimiento fetal debe de pesar por lo menos 10% menos que la medida estándar de los bebés, aunque por supuesto esto también suele variar, por lo que hay que tener especial criterio para su análisis. Se solía utilizar a menudo la técnica de dividir el peso entre la longitud del bebé, pero los recién nacidos son difíciles de medir, así es que es preferible basarse en la medida estándar.

Cuando se sospecha de un retraso en el crecimiento fetal, el medico decidirá o no dependiendo del caso, en realizar un tratamiento que permita el diagnóstico del mal desarrollo. Para esto existen diversos métodos utilizados, los más rústicos nos hablan de una medición que se hace en cada consulta prenatal, la cual debe ser seriada en distintos puntos del útero de la madre, tratando de llegar hasta el fondo uterino y así tener los datos más exactos, pero hay muchos factores que puede alterar el resultado de esto, como lo son la colocación correcta de la cinta, cambios en la posición del feto, volumen de la vejiga de la mamá, obesidad materna y peso fetal entre otras.

Existen métodos más modernos como aquellos que utilizan la observación ultrasonogràfica, estos están constituidos por pruebas bioquímicas, las cuales se basan en el entendimiento de que los fetos aún en las situaciones más precoces, cuidan el adecuado funcionamiento del sistema nervioso central, por lo tanto el cerebro es el último afectado por el retraso de crecimiento fetal, al contrario de aquellos órganos como hígado, que es prioritariamente afectado por este suceso. Es por eso que la medición más importante con ultrasonido se hace en la circunferencia del estómago, poniendo especial atención a la vena umbilical en su entrada en el hígado.

Tratamiento

Es a causa de los tantas complicaciones  que puede padecer el recién nacido debido a una bajo paso, que se han puesto manos a la obra para dar atención al periodo gestacional. Una vez que se ha diagnosticado el RCIU, se debe de poner de dar una atención especializada, tomando en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si hubo una detección oportuna
  • Hay que eliminar de inmediato todos aquellos factores contribuyentes al bajo peso fetal, (alcoholismo, tabaquismo, consumo de drogas)
  • Incremento del flujo sanguíneo (reposo en cama, hidratación)
  • Adecuado control perinatal, con pruebas de control fetal seriadas (doppler, pruebas de concentración de oxitocina, ultrasonidos, estudios de flujo sanguíneo)
  • Parto temprano en un centro perinatal

Un adecuado control perinatal es el más útil dentro de todas las recomendaciones, ya que sólo este permite la detección temprana de alguna anomalía y también da tiempo para un correcto análisis del caso. Los dotores deben de estar al pendiente de aquellos embarazos en los que las madres son fumadoras, alcohólicas, hipertensas, desnutridas, o con antecedentes de partos con retraso del crecimiento fetal.

Prevención

Es importante que se tenga un adecuado control perinatal, para poder eliminar así las posibles causas relacionada con la madre, la nutrición materna antes y después del embarazo debe ser vigilada. Se recomienda que la mujer gane durante el embarazo de 11.4 a15.9 Kg. Aunque debemos de tomar en cuenta, que un crecimiento normal del bebé, exige un mayor incremento de peso, en una mujer delgada, que en una obesa. Por lo tanto la mayoría de las mujeres desnutridas que se embarazan dan a luz a niños más pequeños de lo normal, que se desarrollan normalmente.

Para poder prevenir como madres, el retraso de crecimiento fetal, será necesario que hagamos una dieta nutritiva que nos permita a nosotros y al bebé, terminar un embarazo feliz, además de dejar a un lado todos aquellos vicios, como el tabaco, el alcohol o las drogas.

 

 

 

 

 

 

© LosAlicantinos. Todos los Derechos Reservados